nada para nosotrxs
Articulos, Chiapas, Noticias // Berriak

Chiapas antes y después del EZLN

Jaime Martínez Veloz

Se cumplieron 27 años de que se fundó el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (17 de noviembre de 1983), cuya irrupción en el escenario nacional y chiapaneco modificó sustancialmente la geografía política estatal y la del país.

En los días posteriores al levantamiento armado el EZLN dio a conocer un documento elaborado por el subcomandante Marcos que describía las condiciones de miseria y abandono que vivía la entidad hasta esas fechas: “Chiapas: el sureste en dos vientos, una tormenta y una profecía”. Comparto con los lectores algunas partes, pues creo que su contenido no sólo refleja la realidad chiapaneca de ese tiempo sino también es un ejercicio de investigación realizado con rigor académico pero narrado de forma que puede ser entendido por cualquiera.
“Suponga que habita usted en el norte, centro y occidente del país. Suponga que hace usted caso de la antigua frase de Sectur de ‘Conozca México primero’. Suponga que decide conocer el sureste de su país y suponga que del sureste elige usted al estado de Chiapas. Suponga que toma usted por carretera (llegar por aire a Chiapas no sólo es caro sino improbable y de fantasía: sólo hay dos aeropuertos ‘civiles’ y uno militar). Si usted entró por una de las tres carreteras que hay para llegar al estado: por el norte del estado, por la costa del Pacífico y por esta carretera que usted supone haber tomado, se llega a este rincón del sureste desde el resto del país. Y la riqueza sale de estas tierras no sólo por estas tres carreteras. Por miles de caminos se desangra Chiapas: por oleoductos y gasoductos, por tendido eléctricos, por vagones de ferrocarril, por cuentas bancarias, por camiones y camionetas, por barcos y aviones, por veredas clandestinas, caminos de terracería, brechas y picadas; esta tierra sigue pagando su tributo a los imperios: petróleo, energía eléctrica, ganado, dinero, café, plátano, miel, maíz, cacao, tabaco, azúcar, soya, sorgo, melón, mamey, mango, tamarindo y aguacate, y sangre chiapaneca fluye por los mil y un colmillos del saqueo clavados en la garganta del sureste mexicano.
“La mitad de los chiapanecos no tienen agua potable y dos tercios no tienen drenaje. El 90 por ciento de la población en el campo tiene ingresos mínimos o nulos. La comunicación es una grotesca caricatura para un estado que produce petróleo, energía eléctrica, café, madera y ganado. Sólo las dos terceras partes de las cabeceras municipales tienen acceso pavimentado, 12 mil comunidades no tienen más comunicación que los centenarios caminos reales. La línea del ferrocarril no sigue las necesidades del pueblo chiapaneco sino las del saqueo capitalista desde los tiempos del porfirismo.
A 27 años de su fundación es innegable la contribución del EZLN a un conjunto de transformaciones sociales y políticas, aunque en forma paradójica quienes impulsaron esos cambios, viven en sus comunidades con una modestia espartana, producto de su actitud de resistencia que han mantenido desde el incumplimiento de los acuerdos de San Andrés.
Ler mas

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: